miércoles, 2 de marzo de 2011

CARTA ABIERTA A MARIO VARGAS LLOSA

Señor Vargas Llosa he decidido escribir esta suerte de carta como forma de sacarme los piojos de encima, como decimos por acá, o despiojarme si usted quiere. Desde ya que no albergo la esperanza de que la misma llegue a sus manos, pero si por esas cosas del destino eso pasara, comienzo por aclararle, con total honestidad, desde dónde me dirijo para que vea usted la absoluta arbitrariedad y tendenciosidad de cada una de mis palabras. En principio, quiero decirle que quien escribe la presente es, desde hace más veinte años, un tenaz y orgulloso, militante peronista; seguidamente debo confesarle que también he sido, de joven, lector de parte de su obra, a la literaria me refiero, porque a decir verdad no conozco otra. Ambas circunstancias me motivaron aventurar este conjunto de reflexiones acerca de usted, los intelectuales, la literatura y la política de nuestro tiempo, y esto especialmente relacionado con el peronismo. Por lo cual, mire, hasta le agradezco los exabruptos que ha proferido contra nuestra identidad, porque nos inspira y nos motiva a pensar quienes en verdad somos y por qué les causa tanta indignación nuestra sola existencia. Porque de eso se trata, si ustedes pudieran, nos exterminarían a todos y a cada uno. De paso le recuerdo que como la vida no es literatura, esto se pretendió hacer efectivamente, cuando se bombardeó la plaza, se fusiló a mansalva, se proscribió (del latín proscribêre, echar a uno de su patria) por diez y ocho años, se nos secuestró, se nos asesinó, se nos desapareció. O sea, bien concretito es el tema, si ustedes pudieran, nos exterminarían a todos y a cada uno.

Y uno se pregunta, ¿qué hemos hecho de malo los peronistas como para ser objeto de semejante odio? A ver, repasemos por ejemplo, el sentido de nuestras tres banderas históricas, uno de los motivos de nuestras largas luchas, la justicia social, ¿a usted le queda alguna duda de que este mundo es profundamente injusto e inequitativo, y entonces? O quizás sea la independencia económica con la cual no concuerde definitivamente, ahora bien como nación independiente, ¿no tenemos derecho a usufructuar para bien de nuestro propio pueblo los recursos con los que contamos y producimos? O por último, la soberanía política, ¿no es acaso un valor irrenunciable del mundo moderno en cuanto foro internacional exista hoy, traducido como la autodeterminación de los pueblos? A ésta altura creo, que la fuente del odio radica en lo que hemos hecho precisamente de bueno, y no en lo “malo” que seguramente también hicimos. Pero en fin, el odio es una sensación subjetiva y quien lo convalida, inexorablemente lo soporta, y nada uno puede decir, desde afuera, sobre tales aventuradas elecciones.

Déjese de embromar Varguitas, dedíquese a escribir que como político es usted buen escritor. Dije buen escritor y nada más. Desde ya debo confesarle que lo del Nobel lo considero un exceso, de lo que leí de usted me pareció o simpático (La Historia de Mayta), o prolijo en algún sentido (Tía Julia y el escribidor) o bastante y más trabajada (La ciudad y los perros). No mucho más leí. Sin embargo por lo que sé, las obras mencionadas están dentro de lo mejor de su autoría. Si eso es así, déjeme decir que lo de su premio fue una exageración cuando no un desperdicio. Y que se entienda bien, creo que usted es un buen escritor, pero dentro de un montón de buenos escritores. Para nada me parece un escritor universal, de los que abren caminos, de los que marcan rumbos o rompen con estereotipos, creo que el tiempo y la historia pronto lo premiarán con el olvido.

Sí, ciertamente, he notado que en su literatura hay un deseo enorme de provocar, creo que usted es un escritor de la provocación. Necesita golpear al otro para darse entidad. En Mayta intenta provocar a los revolucionarios, en Julia, creo que usted trata de provocar a su propia familia y en la Ciudad, a mi juicio, la mejor de sus obras, al menos de las que he leído, intenta usted provocarse a usted mismo, o al menos a la vida castrense y sus códigos que lo mutiló siendo cadete en su juventud. No en vano, permítame la arriesgada conclusión, termina usted siendo periodista contemporáneo más que escritor, ¡oficio de provocadores profesionales si lo hay!

Así mismo, permítame decirle Varguitas, y parafraseando a uno de nuestros grandes, el peronismo es como la realidad, no sólo es apasionante, es casi incontable (Rodolfo Walsh), por eso no se moleste en provocarnos y disculpe si algún compañero lo putea por ahí, es que a veces somos muy viscerales, usted sabe cómo es esto de la barbarie, pero le aseguro que jamás pasamos de eso. Por lo demás golpee nomás que tenemos historia para aguantar, eso sí, también le advierto, no pretenda que olvidemos. Porque es como decía Marx, el trabajador tiene más necesidad de respeto que de pan, por eso la memoria siempre fue nuestra aliada.

Incontable que hermosa palabra para un escritor. Y nunca mejor dicha respecto del peronismo. Quizás sea efectivamente por eso que los intelectuales de la dependencia nos desprecian. Y si no hay cómo contar, entonces cómo carajo explicarlo. Es un hiato, “es un desaparecido, no está”, diría Videla. Definitivamente, los intelectuales de la dependencia persisten en intentar desaparecernos.

Sin embargo, nada de rencores, vamos señor Varguitas, deje su saco de intelectual antipopular por un rato y véngase para acá, a la tierra del error, hágase peronista por un momento y diviértase con nosotros, levante esos rancios dedos callosos de tinta, póngalos en V, de vida y de victoria. Distiéndase hombre por un rato, después, si así lo quiere, vuelva a sus andadas de cascarrabias, de gorila latinoamericano, de apadrinado por los ingleses, diserte el tiempo que usted guste en el shopping del libro de Buenos Aires, o qué sé yo, haga lo que a usted le venga en ganas después.

Marcelo Gonzalez
Resistencia, 02/03/2011
Publicar un comentario

Mis entradas más populares

LIBROS PARA RECOMENDAR

NUEVO LIBRO

- Que difícil se hace recomendar un libro que todavía se esta digiriendo. Sin embargo tengo la certeza de que es una obra para recomendar. Se trata de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami. ¿Por qué es recomendable una novela de un poco mas de 900 páginas?. Porque se trata de universo intenso que penetra y marca (como una mancha en el rostro) al ávido lector que se ve envuelto en un clima tan irreal como real, tan ficticio como probable. Cada uno de los personajes de la obra, desde una personalidad maciza y contundente nos increpa sobre nuestra propia realidad. Mucho de sus pasajes me hicieron recordar el "clima kafkiano" de lo absurdo, de lo inexplicable. Sin embargo la obra de Murakami es todavía más inescrutable. Es un laberinto de sentidos dispares, y callejones que al poco de andar no te llevan a ninguna parte. Pero te dejan aturdido. Como si el fin del camino consisitó en darte un narizaso contra una pared transparente que te cortó, repentinamente el paso. Vale la pena. Y ni siquiera interesa la historia. Entre otras cosas, nunca he leído un argumento tan sofisticado y tan contundente respecto del "deseo femenino" como en la carta que Kumiko le escribe a su esposo, Tooru Okada, donde intenta explicar el motivo de su infidelidad. Solo después de leer esas líneas uno cree comprender un poco más acerca de lo que significa "ser una mujer". Sin embargo, no es una novela emocional, no hay reproches, ni culpas, ni broncas, ni alegrías desmedidas. Todo trasciende como si se tratara de un gigantesco engranaje al que alguien, cada tanto, da cuerdas para que no termine... hasta el final.

Marcelo Gonzalez


- Una madre habla durante mas de doscientas páginas a su hijo muerto. ¿Se puede hacer una novela con ese único material?. Sí, claro que sí. "Mrs Caldwell habla con su hijo" de Camilo José Cela, es una narración impresionante. Una verdadera aventura acerca de la psicología del dolor, la angustia, el abandono y la pérdida definitiva. Y un andar, capítulo tras capítulo hacia la locura y la muerte. Seguramente no es un texto destinado a perdurar en la memoria de los hombres, ni a convertirse en el más buscado o leído de los libros. Pero cada una de las cartas que Mrs Caldwell escribió a Eliacim, su hijo muerto, es un verdadero experimento literario, donde la poesía, la prosa exquisita y la psicología profunda se anudan constituyendo una realidad (la única verdad) de una mujer desesperada que busca en el texto el sentido de lo inexplicable. A mi amigos teatreros les sugiero para un excelente monólogo. A mis amigos literatos, imperdible. Ediciones Destino, Barcelona 2003.-

Marcelo González


- Pocos querran discutir, pudiendo o no coincidir conmigo, que fue Edgar Allan Poe el más prominente escritor que dio las tierras lejanas del norte imperial. Y lo digo sin ser un experto en literatura norteamericana ni mucho menos. Sin embargo, hoy quiero referirme a un ensayo, que tuve oportunidad de leer recientemente y que me parece debe ser recomendado en este espacio, sobre todo para aquellos escritores con ganas de escribir mejor, de poseer un método y escapar así a la ilusión de la "creación espontánea", que no es otra cosa que la negación del arte como una actividad laboral. El arte, y la escritura, es un trabajo. La faena del artista es del mismo nivel que la del albañil, el carpintero, un chofer de colectivos o el bibliotecario...
La obra se denomina Filosofía de la composición, y lo que se persigue en ella es la sistematización de un método para escribir. El libro es muy interesante porque la propuesta básicamente es que el plan del relato debe tener, como principio, su fin. A partir de este principio la obra artística pasa a ser un plan deliberado y lógico, que es concebido desde su desenlace y desde los efectos (respuesta emocional) que el autor pretende lograr en el lector. Aquí el fin justifica plenamente los medios. Poe prosigue luego con el desarrollo de diferentes conceptos que sirven como herramientas importantes a tener en cuenta por aquellos que quieren emprender la aventura de una obra (utilización del tiempo y la duración del relato, el tono, el efecto y un elemento "clave" o eje de la narración). Se los recomiendo, es un aporte valioso.

Marcelo González