domingo, 14 de febrero de 2016

[INSOMNIO DE LUNA LLENA]



[01:00 a.m.]
Corta el cielo negro
el paisaje rudimentario
del absoluto abismo
y son las estrellas
con su luna llena
candiles refulgentes de mil
recuerdos frente a lo mismo

[01:59 a.m.]
¡Tan solo sé que son mis ojos
candiles refulgentes!

En derredor la noche fustiga
el sentido de las cosas y las tiñe
-es mi noche y mi silencio-
Avanza el corcel
de animales negros
rumbo a la osada
constelación de Orión
y en un arca remozada
lleva el recuerdo
de los objetos
olvidados en el devenir
de un tiempo quedo sin razón

Son grillos los que seducen
a la luna llena y su quimera
Son almas claras
las que emergen
de cuerpos muertos

El día ha iniciado su trayecto
negro de esperanza negra
y atiborrado va en su aspecto

[02:30 a.m.]
Siempre ha sido
así de infinito
el universo oscuro
pero sin voz
es todavía mucho
más imperecedero

Rechina mi estancia
y se aproxima
lentamente a su final
queda quieta e impertinente
y declina mi arrogancia

[03:15 a.m.]
No estoy solo
porque yago solo
estoy solo porque
me es imposible
acompañarme
de mí mismo
y me tumbo atrapado
en la hora detenida

Empujo con lo que tengo
de fuerza y espanto
el engranaje maldito
y tan solo se mueve
un segundo
y otro más
y otro

El minuto es una desazón
inalcanzable y lejana
como la propia esperanza
de la que me separa
la cortina negra del mañana

¡Bostezo largamente
y crujen mis sentidos
y sigue ahí la luna llena!

[03:45 a.m.]
Claramente se escucha
un sonido extraño
que perfora la armonía

- ¿Eres tú que llegas
de improviso en semejante hora?
(Silencio)
- Pero en verdad
¿a quién espero?

Columpia el deseo
inagotable y sórdido
entre la realidad
y la aflicción
de la profunda pena

Por de pronto son solo
remembranzas tus cabellos
enrollados en el tumulto
de la hora lóbrega
y azabache es el alma
perforada de recuerdos

[04:10 a.m.]
Arácnido intrépido
teje su medusa
de esperanza e ilusión
sobre el aire oscuro
¿A quién osará atrapar
si atrapado yace?
Como que el agua
aspire a mojarse
o el fuego a incendiar
sus propios pies
de incendiado fuego

Meticuloso crea la trampa
en la hora de la noche
teje el exterminio
de las alas incautas
y sueña con cobijar
definitivamente el aire
entre su tela

La observo con desazón
y es su propio hastío
lo que oprime mi hastío

[05:30 a.m.]
¿Será necesario algún fulgor?

De un manotazo
la espuma fuliginosa
mueve sus pompas
y hay pájaros nocturnos
que emprenden la retirada

Veo que la luz es buena
¡que arda entonces la luz!

[06:45 a.m.]
La luminiscencia incendia
el contorno de las cosas
y los objetos se rinden
Y nace la geometría
del abismo y es su
profundidad inigualable

¡Cuánto color extravagante!
Te busco en los ojos reptiles
que acomodan la fiereza
del esqueleto a la ferocidad
del día arisco que emerge
paulatinamente ante mis ojos
y no hay nada

La noche se retira
con sus valijas
repletas de congoja
hacia ella y con ella
va mi propio menoscabo

[07:30 a.m.]
Espléndidas son las formas
los colores y matices
y es todo tan nítido
la ira el odio el amor
el abandono
y su presencia
más éste lugar
desde el que escribo
continúa ¡tan vacío!

Por la noche
la ausencia es un repaso
más de día la distancia
es un puñal que trepana
hasta la esperanza en el ocaso

[08:00 a.m.]
Bello momento
para sollozar
cadencias infinitas
Transpira mi soledad
y tiñe de desierto
mis ojos cubiertos
de sal y blanca arena
Hacia el fondo
del paisaje los objetos
rudimentarios se mecen
y transforman sus contornos
¡y sigue ahí la luna llena!

Intento beber de la ilusión
y es cuando me inundo
de un profundo silencio
de voces antiguas
que acuosas y húmedas
completan mis tripas

[09:15 a.m]
Vuelan las aves
silenciosas por el cielo
y la claridad del día
lo amerita
El viento mece
la copa de los árboles
y de tanto en tanto
cruje un tronco muerto
Los animales juegan
en la hora nítida
y los peces se zambullen
deseosos de ser
rescatados prontamente

Existe el movimiento
pero el silencio es imprudente

[10:30 a.m.]
¿Qué he de añorar
cuando yo no sea?
¿El sonido acaso
la forma 
o el color
o el movimiento?

¡Es todo tan vacuo!

Insignificante es la sonrisa
pero aún más todavía
el recuerdo de la dicha

[11:20 a.m.]
Gusanos parásitos
orugas y osamenta
perpetúan la tierra
áspera que sin esperanza
alberga la peste

Es el paisaje un incordio
de pasiones muertas
y de insectos famélicos
que devoran sólo huellas
abandonadas en el camino

Sórdidas huellas
que se ufanan del abismo

[12:00 a.m.]
He llegado a la mitad
de mi propia muerte
exhausto de utopía

Todo se parte en dos
y aumenta la agonía
Binario es el sentido
de la propia vida
y justo en la mitad
del camino osado
mi propia parte
ha mansamente huido

No juzgo ni condeno
¿A qué hacerlo
si de todos modos
su presencia ya se ha ido?

[01:00 p.m.]
Transcurre la hora
hacia el final inminente
Lagartos colosales
defecan sus escamas
y mi letra cansada
se apaga en su tinta…

¡Que muera Dios en paz
con la luna llena
este hombre ha muerto!

Al fin yago dormido.


Publicar un comentario

Mis entradas más populares

LIBROS PARA RECOMENDAR

NUEVO LIBRO

- Que difícil se hace recomendar un libro que todavía se esta digiriendo. Sin embargo tengo la certeza de que es una obra para recomendar. Se trata de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo de Haruki Murakami. ¿Por qué es recomendable una novela de un poco mas de 900 páginas?. Porque se trata de universo intenso que penetra y marca (como una mancha en el rostro) al ávido lector que se ve envuelto en un clima tan irreal como real, tan ficticio como probable. Cada uno de los personajes de la obra, desde una personalidad maciza y contundente nos increpa sobre nuestra propia realidad. Mucho de sus pasajes me hicieron recordar el "clima kafkiano" de lo absurdo, de lo inexplicable. Sin embargo la obra de Murakami es todavía más inescrutable. Es un laberinto de sentidos dispares, y callejones que al poco de andar no te llevan a ninguna parte. Pero te dejan aturdido. Como si el fin del camino consisitó en darte un narizaso contra una pared transparente que te cortó, repentinamente el paso. Vale la pena. Y ni siquiera interesa la historia. Entre otras cosas, nunca he leído un argumento tan sofisticado y tan contundente respecto del "deseo femenino" como en la carta que Kumiko le escribe a su esposo, Tooru Okada, donde intenta explicar el motivo de su infidelidad. Solo después de leer esas líneas uno cree comprender un poco más acerca de lo que significa "ser una mujer". Sin embargo, no es una novela emocional, no hay reproches, ni culpas, ni broncas, ni alegrías desmedidas. Todo trasciende como si se tratara de un gigantesco engranaje al que alguien, cada tanto, da cuerdas para que no termine... hasta el final.

Marcelo Gonzalez


- Una madre habla durante mas de doscientas páginas a su hijo muerto. ¿Se puede hacer una novela con ese único material?. Sí, claro que sí. "Mrs Caldwell habla con su hijo" de Camilo José Cela, es una narración impresionante. Una verdadera aventura acerca de la psicología del dolor, la angustia, el abandono y la pérdida definitiva. Y un andar, capítulo tras capítulo hacia la locura y la muerte. Seguramente no es un texto destinado a perdurar en la memoria de los hombres, ni a convertirse en el más buscado o leído de los libros. Pero cada una de las cartas que Mrs Caldwell escribió a Eliacim, su hijo muerto, es un verdadero experimento literario, donde la poesía, la prosa exquisita y la psicología profunda se anudan constituyendo una realidad (la única verdad) de una mujer desesperada que busca en el texto el sentido de lo inexplicable. A mi amigos teatreros les sugiero para un excelente monólogo. A mis amigos literatos, imperdible. Ediciones Destino, Barcelona 2003.-

Marcelo González


- Pocos querran discutir, pudiendo o no coincidir conmigo, que fue Edgar Allan Poe el más prominente escritor que dio las tierras lejanas del norte imperial. Y lo digo sin ser un experto en literatura norteamericana ni mucho menos. Sin embargo, hoy quiero referirme a un ensayo, que tuve oportunidad de leer recientemente y que me parece debe ser recomendado en este espacio, sobre todo para aquellos escritores con ganas de escribir mejor, de poseer un método y escapar así a la ilusión de la "creación espontánea", que no es otra cosa que la negación del arte como una actividad laboral. El arte, y la escritura, es un trabajo. La faena del artista es del mismo nivel que la del albañil, el carpintero, un chofer de colectivos o el bibliotecario...
La obra se denomina Filosofía de la composición, y lo que se persigue en ella es la sistematización de un método para escribir. El libro es muy interesante porque la propuesta básicamente es que el plan del relato debe tener, como principio, su fin. A partir de este principio la obra artística pasa a ser un plan deliberado y lógico, que es concebido desde su desenlace y desde los efectos (respuesta emocional) que el autor pretende lograr en el lector. Aquí el fin justifica plenamente los medios. Poe prosigue luego con el desarrollo de diferentes conceptos que sirven como herramientas importantes a tener en cuenta por aquellos que quieren emprender la aventura de una obra (utilización del tiempo y la duración del relato, el tono, el efecto y un elemento "clave" o eje de la narración). Se los recomiendo, es un aporte valioso.

Marcelo González